Cómo cuidar el cutis graso en verano

Cutis graso

Contra lo que pudiera pensarse que el cutis graso no sufre con las condiciones del ardiente verano, realmente igual que el cutis seco, el graso requiere cuidados básicos para mantenerse en óptimas condiciones y no sufrir demasiado por los embates del ardiente sol y la resequedad que la humedad provoca. Para ello es importante tomar algunos pequeños consejos que fácilmente se adaptan y se convierten en formas prácticas de cuidar de la piel en verano.

Beber mucha agua pura se convierte en una exigencia mayor en los días cálidos, y el cutis graso que se daña con el aparecimiento de acné y otros como puntos negros, debido al excesivo sudor, obtiene mucho beneficio de una ingesta saludable de agua.

Aplicar un protector solar es algo que es imperativo hoy en día en cualquier temporada, variando solamente el grado de protección del mismo. Para el cutis graso es importante elegir un protector solar cuya base no sea grasa porque de lo contrario repercute negativamente en la salud de la piel.

Cambiar el  maquillaje por la naturalidad es necesario cuando llega el verano, la exposición al sol, el sudor y otros contaminantes hacen que el cutis graso esté más expuesto al acné porque se tapan los poros más que en invierno, así que optar por un maquillaje básico de apenas rubor, delineador y labial es más saludable que verse con brotes de barros y espinillas derivado de que el maquillaje no deja respirar la piel.

Hay que redoblar la limpieza, una mascarilla exfoliante obra milagrosamente, pero también hay que limpiar más a menudo el cutis graso en verano, por ello un toallita  húmeda, de las que suelen utilizarse para bebé, libre de alcohol, sirve bien para retirar los residuos de polvo, humedad, grasa que el cutis retiene resultado de las temperaturas que le hacen sudar.

Por Noemi

Comentarios

blog comments powered by Disqus