Consejos para hacer el amor durante el embarazo

consejos para hacer el amor durante el embarazo

El embarazo no es una condición de salud, sino un estado temporal de “buena esperanza”, a menos que el médico recomiende lo contrario, y que la embarazada enfrente problemas de riesgo del embarazo, el sexo es algo que sigue su curso normal dentro de la relación de pareja, no debe afectar el  mismo, pero se debe tener algunos cuidados para evitar problemas para el feto y la madre cuando el embarazo se encuentra en algún grado de riesgo que el médico es el indicado para determinar el camino a seguir en cuanto al disfrute del sexo y también de esfuerzos físicos en general de la futura madre.

Algunos consejos para hacer el amor durante el embarazo

Pero una mujer embarazada con un estado de salud óptimo debe tener presente la comodidad que le suponga el tener sexo con su pareja, es decir debe adoptar aquellas posturas, frecuencia y prevenciones que se deriven de cómo se siente al respecto. Puede ser que se encuentre saludable pero no disfrute tanto del sexo durante el primer trimestre, porque los cambios más importantes están teniendo lugar y puede sentirse indispuesta, malhumorada o poco entusiasmada, lo que no es para nada malo sino normal, ya que las hormonas hacen de las suyas durante este período, causando fatiga, cansancio extremo, alterando el humor.

Una de las mejores formas de conocer cómo tener sexo durante el embarazo, es ir probando posturas que permitan su comodidad a medida que el embarazo se desarrolla. No debe pensarse nunca que el sexo afecta al bebé, a menos que el médico recomiende total abstinencia debido a algún riesgo como hemos dicho, todo lo contrario el sexo supone para la madre pueda relajarse del estrés, y un ayudar a la pelvis a su elasticidad que sabemos es necesaria llegada el momento del parto.

Durante los primeros meses se recomienda el sexo sin posiciones que impliquen aplicar la presión del peso sobre el vientre a medida que la madre engorda y el vientre crece por eso mismo es ya más difícil practicar el sexo en dicha manera. Siendo que el sexo es según la comodidad que requiera cada mujer, no hay que complicarse pensando que se afectará a la madre o al feto con tener sexo, se debe mantener dentro de lo que insistimos, le resulte más cómodo. La posición del misionero deja en algún momento de ser una alternativa conveniente si la madre  no se siente cómoda pero se pueden explorar más, pero también debe asumirse que intentar posturas aventuradas no son para el momento del embarazo precisamente la ocasión.

Compartir