Alimentación y menopausia

menopausia

La llegada de la menopausia, además de los cambios hormonales, trae consigo una serie de modificaciones en el organismo de las mujeres que hace preciso cambiar los hábitos alimenticios.

La menopausia no es sino un proceso en la maduración femenina en el cual el organismo deja de producir estrógenos. La menopausia marca el fin de la fase reproductiva en la mujer.

La dieta a seguirse ha de ser sana y equilibrada, la más recomendable es la dieta mediterránea que abunda en cereales, arroz, verduras, patatas, hortalizas, frutos secos,  lácteos y sobre todo en aceite de oliva.

El consumo de lácteos además ayuda a prevenir la osteoporosis, muy frecuente a esta edad en mujeres mal alimentadas o descalcificadas. Hay que consumir calcio y vitamina D. Si el medico lo indica, complementar la dieta con la ingesta de un suplemento de calcio.

Hay que consumir alcohol y cafeína. Tampoco el cigarro es recomendable. El consumo excesivo de calorías afecta a los huesos y  aumentar la perdida de calcio por la orina.

Además de los lácteos, las verduras de hojas verdes, sardinas, cereales y frutos secos son una importante fuente de calcio.

Para otros trastornos propios de la menopausia como los sofocos (bochornos) y la resequedad vaginal se recomienda el consumo de soja (soya), particularmente del tofu o queso de soja que es una rica fuente de fitoestrógenos naturales.

Las legumbres, el pescado, el pollo sin piel, el yogurth y el requesón son otros de los alimentos recomendados para esta importante etapa de la vida.

Foto: Bigdogdaddy

Compartir