El estrés se reduce con pequeños cambios

El estrés  como reducirlo

No podemos negarlo, todas en algún momento de la vida o todos los días estamos bajo constantes presiones que hacen que nos empecemos a alterar poco a poco y que nuestro cuerpo empiece a reaccionar ante tantas presiones y nerviosismo. Eso es lo que conocemos como el popular estrés que no nos deja trabajar, disfrutar del tiempo libre ni dormir. Afortunadamente existen varias tácticas propuestas por los expertos en el tema para que podamos controlar estas situaciones de una mejor manera.

Presiones personales: Debes recordar que quitarte el estrés no quiere decir que vayas a eliminar todos los estrés que sufres en la vida, todo lo que hagas lo tienes que enfocar a controlar ese estrés de uno a la vez. Para hacer eso, debes hacer pequeños ajustes a tu vida, no aquellos grandes que eventualmente te añaden mucho más estrés.

Lo que importa es que lo que sea que necesites cambiar sea lo suficientemente pequeño para que existan unas mínimas diferencias entre lo que hacías antes y lo que haces ahora. Por ejemplo, si estás trabajando en ser más puntual para llegar a todos tus deberes a tiempo, sólo tienes que hacer todo cinco minutos antes de lo normal. Los cambios exitosos son los que permanecen, mientras que los dramáticos no.

Pensamientos negativos: Algunas veces uno de los mayores problemas es el de generalizar todo. Usas frases como «las primeras citas nunca son buenas», «él siempre llega cinco minutos tarde» y «mi compañera siempre obtiene mejores trabajos que yo». Inconscientemente, utilizar el «siempre» y el «nunca» hace que sientas que te alejas de ese sentimiento de estar en control de la situación y de cambiar las cosas que más te estresan o te preocupan.

Estrés emocional: Si lo permitimos, el estrés puede comerse todo nuestro tiempo y nuestra vida sin que nos demos cuenta y esa preocupación constante impide que podamos tomar decisiones buenas. Los expertos sugieren que escribas todo lo que te preocupa, después sacas unos treinta minutos calmados en el día y piensa en las soluciones. De esa manera, las preocupaciones no te interrumpirán tu día y tendrás más tiempo para pensar en las respuestas.

Foto: robstephaustralia.

Compartir