Trucos para decir la palabra no

Aprende a decir la palabra no cuando sea necesario

Las mujeres podemos decir que no en ocasiones fáciles como cuando nos ofrecen cosas en los supermercados o extender la garantía de algo que compramos. Sin embargo, es un problema general que cuando preguntan algo y no tenemos el tiempo de pensar contestamos que si, y así acabamos trabajando más, cenando solas con la suegra y cuidando las mascotas de nuestras hermanas mientras salen de vacaciones.

Pero hay formas de decir, y significar, que no queremos hacer algo o que no estamos de acuerdo con algo, y a continuación te doy algunos tips.

Para decir no a los chicos: Usualmente cuando nuestros hijos se salen de control, usualmente cometemos el error de hablarles calmadamente como si estuviéramos conversando con otros adultos. Pero los expertos aseguran que es mejor hablarles con la misma intensidad con la que ellos se comportan para que así entiendan que les queremos decir que no. Y debes tener en cuenta que la disciplina es buena para los chicos, así que mantén la posición que tomaste al principio, así parezcan molestos o tristes.

Para decir no a tu pareja: La clave está en estar de acuerdo con lo que él diga, pero intentar variarlo un poco. Por ejemplo, si él quiere que vayan a cenar con su padres para que lleguen a conocerte más y tu piensas que es muy pronto para eso, en vez de contradecirlo y causar una pelea, puedes decirle que creas que es una excelente idea, pero que deben llevarla a cabo cuando se hayan conocido más y tengan más tiempo de ser pareja, y así los dos quedarán contentos.

Para decir no a tu jefe: El consejo principal es que le respondas con preguntas. Por ejemplo, la próxima vez que tu jefe te ponga a hacer algo difícil para el siguiente día en la mañana simplemente le puedes preguntar que es lo que hay que hacer y hacer un plan. Preguntas como cuales son los puntos que se deben seguir, si es más importante la fecha límite o el resultado y así le darás un poco más claridad al proyecto sin haber dicho que si sin saber que se debe hacer y para cuando.

Foto: Horia Varlan.

Compartir