Las parejas trabajadoras deben afrontar muchos retos

profesor niña

Posiblemente son los dos aspectos más satisfactorios de nuestras vidas: el trabajo y la familia. Y muchas mujeres, en especial en las décadas más recientes, han decido perseguirlos juntos. Esto supone un reto máximo que en algunas ocasiones no es tan fácil de manejar consiguiendo un éxito en los dos.

Las parejas en las que ambos trabajan son el estilo de vida prominente en la actualidad y las mujeres estamos entrando en dominios que solían ser propiedad de los hombres, lo que ofrece retos que se deben afrontar como pareja.

Algunas de las ventajas de que los dos miembros de la pareja trabajen son: parejas que tienen varias cosas en común, se comparten objetivos, los dos gozan de alta autoestima, la mujer tiene la oportunidad de ser lo que quiera ser, mejores oportunidades económicas para los hijos, un mejor estilo de vida y una mejor experiencia de vida.

Pero este estilo de vida también tiene sus desventajas entre las que se encuentran: muchas cosas que hacer y poco tiempo, preocupaciones constantes por los niños, sentimientos de culpa, fatiga, estrés, menos vida sexual, nunca tener tiempo para relajarse y leer un libro, menos tiempo para la pareja, la mujer se siente resentida por la distribución inequitativa de responsabilidades personales y los hijos piensan que son un inconveniente.

A pesar de todos esos retos, las parejas que trabajan disfrutan mucho de su estilo de vida. Las parejas afirman no sólo tener beneficios económicos, sino personales, además de disfrutar el tener una pareja con la que puedan compartir los retos y las frustraciones del trabajo. El trabajo fuera de la casa aparentemente le provee tanto al hombre como a la mujer un sentido de alcanzar objetivos y competencia.

Este estilo de vida es complicado, pero no imposible. Lo que deben aprender es a hacer una redistribución de las tareas de la casa en la que los dos queden satisfechos y se produzcan menos peleas. Y lo más importante es tener una buena comunicación y encontrar un pequeño momento en el día para compartir con la pareja y contarle lo que nos hace felices y nos preocupa.

Fotos: Exercise Tradewinds 2009

Compartir