Cómo ayudar a tus hijos a afrontar una separación

nina triste

Casi todos lo hijos de parejas que se separan o divorcian experimentan sentimientos dolorosos como son el miedo, la pérdida, el enojo y la confusión. Sin embargo con el apoyo de los padres logran recuperarse, de hecho la mayor parte de los hijos de padres separados crecen saludables y estables. Pero el papel que los padres juegan, ayudando a guiarlos, lo que es crucial.

Durante la separación los chicos usualmente tienen sentimientos de tristeza y una profunda reacción de pérdida. Sentimientos fuertes de dolor y pesar son comunes, porque usualmente extrañan al padre que no está y la seguridad que tenían en su familia. En este caso los padres deben ayudar a sus hijos a expresar verbalmente sus sentimientos, a entender lo que están experimentando y a asegurarles que todo lo que están pasando es común en esos casos.

La ansiedad y el miedo son también reacciones comunes entre los niños. La seguridad de las rutinas familiares es interrumpida con la separación, lo que los deja sientiéndose asustados e inseguros, y hasta pueden llegar a pensar en las posibilidades de que sus padres los abandonen o los dejen de querer. En estos casos lo mejor es evitar conflictos en la presencia de los niños, minimizar las interrupciones en las rutinas, decir a los chicos los cambios que deben esperar en sus vidas y enseñarles técnicas de relajación.

Otros niños pueden afrontar la separación expresando enojo y agresión. Ellos pueden expresar su ira culpando a los padres de causar la separación y los más grandes pueden tratar de herir a sus padres verbalmente expresando su enojo. Con ellos lo mejor es hacerles saber que está bien el estar enojado, enseñándoles otras formas de expresar su ira como hablando o en deportes y siendo firmes cuando su comportamiento sea inapropiado.

Foto: Pink Sherbet

Compartir