Cómo superar el duelo

superar el duelo

Hay etapas de la vida que corresponden a su curso normal pero que no están exentas de pesar, como lo es la pérdida de alguien que nos importante, porque la muerte es un inevitable aspecto de la vida que afecta a todos por igual, e independientemente de cómo sea el carácter de cada persona y cómo sepa enfrentarse a la vida, afrontar el duelo, supone uno de los más dolorosos procesos y aún con ello debe trabajar en el sentido de vivirlo en todas sus etapas para superarlo, lo contrario solo será un camino a la depresión permanente.

Todos asumimos que la muerte es algo que no podemos eludir, y nos pensamos preparados para dar la cara al problema hasta el día en que nos vemos en medio del sentimiento de pérdida, es cuando todos los humanos estamos conscientes que nuestros mejores métodos de autocontrol y nuestro mejor ánimo no está a la mano, perder a alguien por su fallecimiento se lleva una parte de nuestras vida, pero debemos trabajar por seguir adelante.

Fases antes de superar el duelo

Hay distintas fases que aunque nada positivas son inevitables y forman parte de la curación que debemos vivir para poder en algún momento superar el dolor, y son.

  • La fase de la negación; inmediata al momento en que recibimos la noticia del deceso de un ser querido o alguien importante en nuestras vidas. La incredulidad y el desconcierto nos dejan en un estado de shock, la mente está intentando procesar esos estímulos de dolor que recibe pero estamos por nosotros mismos intentar no dar puerta abierta a reconocer lo que ocurre, porque nos negamos a aceptar lo que ha pasado.
  • La fase de la ira; sigue a la negación cuando nos vemos que no podemos rehuir a la realidad, nuestra mente y nuestro corazón aúnan fuerzas para que nos veamos sintiendo ira, rencor por la situación que no hemos pensado viviríamos, aunque siempre estamos conscientes de que en algún momento puede ocurrirle a cualquiera, y nos enfada vernos sufriendo, ya nos veremos confrontados contra nuestros intentos de retomar la calma y el rencor de sufrir.
  • La fase de la resignación; hemos dado rienda suelta a nuestro dolor, quizá habremos llorado mucho y habremos lamentado en silencio o a viva voz nuestro sufrimiento, cualquiera que sea nuestra reacción, ésta dará paso a la resignación, hemos concluido luego del asombro y el enojo que no podremos recuperar a quien hemos perdido y la resignación aunque en alguna medida una sanación también vamos a tener que superarla para poder alejarnos de la depresión, el pesar permanente.
  • La fase de la superación del dolor; a lo largo de un período de meses que puede suponer un par de años, porque inevitablemente todos somos diferentes y no se puede pensar que porque algunos superen el duelo en una manera eso debe ser regla para todos, cada quien superará la pérdida a su ritmo, pero ciertamente que luego de asombrarse por su pérdida, enfadarse y resignarse ha dado ya de si para empezar la recuperación, no dejará de un día a otro el dolor, pero la mente irá asimilando la realidad, verá que el recuerdo es lo único que queda ya y estará el corazón dispuesto a abrigar ese recuerdo, pero el ánimo indica que debemos seguir adelante y en esta etapa luego de mucho pesar afrontaremos que, la vida es una sucesión de pérdidas que debemos vivir en todos sus aspectos.
Compartir